Blog Oficial de la Hdad Ntro Padre Jesus Nazareno y Ntra Sra de la Soldedad
  La Santa Misa, partes
 

Esquema de la Misa 

A) INTRODUCCIÓN Y LITURGIA DE LA PALABRA

 

              I.      Entrada.

           II.      Saludo.

         III.      Acto penitencial.

        IV.      Alabanza y acción de gracias.

           V.      Lecturas y textos de aclamación.

        VI.      La Homilía

      VII.      El acto de fe.

 

La Oración Universal de los fieles

 

 

 

B) PARTE EUCARISTICA

 

              I.      Ofertorio.

           II.      Oración de la Ofrenda.

         III.      Cántico de alabanza.

        IV.      Consagración.

 

Las distintas aclamaciones

 

           V.      Plegaria eucarística.

        VI.      Rezo comunitario del Padre Nuestro.

      VII.      Embolismo y aclamación del pueblo.

   VIII.      Rito de la paz.

        IX.      La fracción del pan.

           X.      La Comunión.

 

 

 

C) ACCION DE GRACIAS Y DESPEDIDA


Celebración de la Eucaristía

 

A) Introducción y Liturgia de la Palabra

 

I. ENTRADA

 

1.       CANTO:

-         Tema de la Eucaristía en general.

-         Tema de la fiesta del día (Virgen María o Santo).

-         Tema del Sacramento que vamos a centralizar (confirmación, bautismo, etc.)

 

2.       SIGNO:

-         Procesión hasta el altar; a ser posible desde la puerta de la calle.

-         Debe ir delante la Cruz.

-         Debe llevarse en alto el libro de la palabra

 

3.       LLEGADA AL ALTAR: BESAR EL ALTAR

-         Es signo de veneración y respeto de la mesa donde se va a consumar el Santo Sacrificio.

-         En los altares fijos hay una reliquia de mártir.

 

II. SALUDO

 

El saludo lo realiza el sacerdote, empleando una de las fórmulas que indica el misal.

 

El sacerdote con los brazos abiertos, en señal de aceptación de los fieles a la casa de Dios, y a la celebración.

 

            MONICION:

Se expone el tema central de las lecturas de la Palabra, centrándolo en la Eucaristía. Es conveniente dar alguna aplicación práctica para la vida de los fieles.

(En el libro de la sede aparecen estas moniciones).

 

            ¿QUIEN DA LA MONICION?:

La puede dar el mismo Sacerdote, o bien un seglar.

 

III. ACTO PENITENCIAL

 

-         Invitación: a recordar los pecados (o al arrepentimiento). Todo cristiano debe reconocerse pecador, pues reconocemos en la misa que Cristo murió por nuestros pecados.

-         Petición de perdón: se reza el “Yo confieso ante Dios…”

-         Absolución: del sacerdote a todos los fieles.

-         Preces Litánicas: “Señor ten piedad; Cristo ten piedad”

 

IV. ACTO DE ALABANZA Y ACCION DE GRACIAS

 

Es una exigencia de nuestra fe, bajo el símbolo de un canto: “Gloria a Dios en el cielo”

V. LECTURAS Y TEXTOS DE ACLAMACION

 

-         Las lecturas constituyen la expresión de la palabra de Dios a los hombres.

-         Los textos de aclamación son: El salmo responsorial y el aleluya con su versículo correspondiente.

-         El salmo y el aleluya pueden ser recitados o cantados.

 

SIGNOS:

La postura de todos debe ser: Sentados en las dos primeras lecturas y el salmo. De pie en el aleluya y el Evangelio.

 

SIGNIFICADO:

-         El estar sentado es señal de aceptación docente de la enseñanza que nos trae la Sagrada Escritura.

-         El aleluya es acto de alabanza, lo propio es hacerlo de pie.

-         El evangelio es la Palabra del mismo Dios hecho hombre: De pie por respeto a la presencia del mismo Cristo que nos habla.

 

ACCION:

-         Las dos primeras lecturas las puede proclamar un seglar idóneo: todo cristiano puede trasmitir la palabra de Dios.

-         El evangelio es la expresión de la Palabra hecha carne: Cristo. El Sacerdote representa a Cristo en toda la celebración eucarística. (Si hay diácono “ayudante del Sacerdote”, éste debe proclamar el evangelio.

 

 

VI. LA HOMILIA

 

-         El Sacerdote expone el contenido del mensaje extractado de las tres lecturas juntos con el salmo responsorial y las aclamaciones de la liturgia del día correspondiente.

 

-         Homilía significa diálogo: en celebraciones eucarísticas con personal preparado y homogéneo, se podía tener la homilía en forma de diálogo dirigido por el mismo sacerdote.

 

 

VII. EL ACTO DE FE: (CREDO)

 

 

La Oración Universal de los Fieles: Las Peticiones

 

Tal como está situado el Misal Romano, la oración universal puede considerarse como la conclusión lógica de la liturgia de la Palabra.

Es una forma elegante de demostrar que hemos entendido el mensaje de las lecturas. Dios nos ha manifestado su voluntad de salvación para todos. A continuación el pueblo cristiano pide en su oración que este plan de salvación alcance, efectivamente, a la Iglesia y a toda la humanidad.

 

ESTRUCTURA DE LA ORACION UNIVERSAL

 

1.      La invitación del Presidente. (El sacerdote es el que preside la Eucaristía).

2.      Las peticiones pueden hacerlas varios seglares o uno sólo. El orden de las peticiones aparece así en la liturgia:

-         Las necesidades de la Iglesia universal (Papa, Obispos)

-         Los pueblos y sus gobernantes.

-         Los que sufren, física o moralmente.

-         La comunidad local (pueblo o Parroquia).

-         Nuestros difuntos.

-         Se pueden añadir otras peticiones según las circustancias de la celebración o las necesidades actuales.

3.      Respuesta de los fieles: existen varias fórmulas:

-         Señor escucha y ten piedad: te rogamos óyenos.

-         Señor ten piedad: Kirie eléison, etc.

 

 

 

B) Parte Eucarística

 

I. OFERTORIO: OFRENDAS

 

Es el momento de ofrecer el pan y el vino para la celebración eucarística. También es el momento de recoger la ofrenda de los fieles. La ofrenda de los fieles consiste:

-         Aportación económica (pasar la cesta).

-         Aportación de frutos del campo o del mar.

-         Aportación de bienes propios de la industria local.

-         Aportación de bienes propios del grupo que celebra.

 

MODO DE OFRECER:

Normalmente los ofrece el mismo Sacerdote, si esos bienes son el pan y el vino. Si los bienes son otros distintos al pan y el vino, los puede ofrecer cualquiera de los seglares asistentes a la misa. En las grandes festividades se pueden llevar al altar en procesión, partiendo de un sitio separado del mismo altar mayor.

 

LA COLECTA:

Se puede y debe hacer los domingos y festividades. Es la mejor manera de que los fieles participen en la economía de la Iglesia. Debe ser hecha por los mismos seglares, como símbolo de su colaboración con la Iglesia.

 

 

II. ORACION DE LA OFRENDA

 

a)          El sacerdote invita a los fieles a participar en la oración: “Orad hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro sea agradable a Dios Padre Todopoderoso”. Se trata de hacer ver a los fieles que entramos en el centro de la celebración eucarística.

b)         Inmediatamente el sacerdote recita la oración sobre las ofrendas. Los fieles deben ponerse en pie durante ésta oración.

 

III. CANTICO DE ALABANZA

 

Ante la proximidad de la presencia de Cristo Eucaristía en el altar, todos los asistentes, como en un diálogo del clero con el pueblo, cantan lo siguiente:

a)          Sacerdote: Entona o recita un himno de alabanza a Dios poniendo por intercesión a Jesucristo.

b)         Los fieles: responden al sacerdote con el cántico del SANTO, SANTO, SANTO. A ser posible siempre debe ser cantado. Con éste canto, los fieles rubrican o reafirman el cántico de alabanza del sacerdote que preside la celebración eucarística, y expresa también su alegría por el que viene en nombre del señor.

 

FUENTES Y CONTENIDO DEL CANTICO DEL SANTO

 

Cántico del Santo                                                                             Texto de la Biblia

           

Santo, Santo, Santo                                                                            Santo, Santo, Santo

Es el señor, Dios del universo                                                  Yahvé Sebaoth

Llenos están el cielo y la tierra                                                 Llena está toda la tierra

De tu gloria                                                                                        de su gloria. (Isaías cap. 6,3)

Hosanna en el cielo.                                                                            Hosanna al Hijo de David.

Bendito el que viene                                                                           Bendito el que viene

En nombre del Señor.                                                                         en nombre del Señor.

Hosanna en el cielo.                                                                            Hosanna en las alturas

                                                                                                          (Mateo cap. 21,9)

 

 

IV. CONSAGRACION

 

a)          Preparación: Los fieles se ponen de rodillas.

-         El sacerdote con los brazos abiertos aclama al Señor.

-         Colocando las manos sobre el pan y el vino pide la bendición de Dios sobre estos dones.

-         Y el mismo sacerdote, en nombre de Cristo, imparte la bendición sobre el pan y el vino.

 

b)         Acto de la Consagración:

Es el relato de la Ultima Cena de Jesús, que la Iglesia ha adaptado a través de toda su historia, de los distintos relatos que aparecen en el Nuevo Testamento.

 

c)          Momento central de la Consagración:

El sacerdote coge el pan en sus manos y dice:

 

“Tomad y comed, porque esto es mi cuerpo

que será entregado por vosotros”.

 

Seguidamente levanta con las dos manos el Cuerpo de Cristo, por encima de su cabeza para veneración de los fieles.

Después coge el Cáliz en sus manos y dice:

 

 

“Tomad y bebed, porque éste es el Cáliz de mi sangre,

Sangre de la Alianza nueva y eterna,

Que será derramada por vosotros y por todos los hombres,

Para el perdón de los pecados”.

 

 

Y añade: “Haced esto en memoria mía”.

E inmediatamente levanta el Cáliz lo más alto posible para veneración y adoración de los fieles.

 

A partir de este momento, en la mesa del altar lo que hay no es pan y vino, sino el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

 

d)         Aclamación de los Fieles:

El sacerdote exclama: “Este es el Sacramento de nuestra Fe”

Y los fieles responden: “Anunciamos tu muerte; proclamamos tu resurrección. Ven, Señor Jesús”.

 

 

V. PLEGARIA EUCARISTICA

 

Después de la Consagración, el sacerdote recita la plegaria eucarística para el cual hay más de diez fórmulas. El contenido de estas plegarias es el siguiente:

 

1.          Memorial y Ofrenda: Se hace un recuerdo de la muerte y resurrección de Cristo. Se ofrece al Padre el pan y el vino consagrados.

2.          Epíclesis: Se pide que el Espíritu Santo descienda sobre la comunidad reunida alrededor de la Eucaristía.

3.          Intercesiones: Se pide por:

-         La Iglesia, Papa, Obispo y fieles.

-         Los difuntos. (aquí se puede nombrar alguno).

4.          Conmemoración de los santos: Se pide la intercesión de:

-         La Virgen María, madre de Dios.

-         Los santos y los mártires.

-         El santo titular de la Parroquia o Iglesia.

-         El santo que se celebre ese día.

5.          Doxología: (Canto de alabanza)

El sacerdote eleva el cuerpo y sangre de Cristo, cantando o recitando: “Por Cristo, con El y en El …”

 

 

VI. REZO COMUNITARIO DEL PADRE NUESTRO

 

Hay tres actos para la preparación inmediata a la Comunión:

-         Rezo del Padre Nuestro.

-         Acto de la Paz.

-         Fracción del pan.

 

a)      Invitación del sacerdote:

 

El sacerdote hace una monición antes del rezo del Padre Nuestro. Existen varias fórmulas:

-         Cristo es el Maestro de la oración.

-         La alegría de los hijos ante el Padre.

-         Protagonismo del Espíritu Santo que nos mueve.

-         Carácter de fraternidad en la misma oración.

 

b)      Rezo del Padre Nuestro

Esta oración está en la misa desde el s. IV. La deben recitar todos los fieles.

c)      Contenido de la oración dominical.

 

-         Pedimos el pan diario, pero en este contexto nos referimos al pan eucarístico o Cuerpo de Cristo como alimento de los fieles.

-         Sentido penitencial antes de comulgar: “Perdona nuestras ofensas”.

-         Sentido de fraternidad y reconciliación: “Perdonamos a los que nos ofenden”.

 

 

VII. EMBOLISMO Y ACLAMACIÓN DEL PUEBLO

 

El sacerdote recita una oración del embolismo. En ella hace un resumen de las principales peticiones, como queriendo asegurarse de que la oración ha sido completamente marcada en las distintas peticiones.

 

El pueblo responde con ésta aclamación:

“Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria por siempre Señor”.

 

Esta respuesta aparece varias veces en la didaké durante la celebración de la Eucaristía. Y también, al final del Padre Nuestro.

 

En algunas transcripciones del Evangelio de San Mateo, en los tres primeros siglos, aparece también el final del Padre Nuestro. Esto tiene una explicación lógica: El Padre Nuestro es una oración hebrea compuesta por Jesús para sus discípulos, todos hebreos; y todas las oraciones hebreas terminan en una aclamación.

 

 

VIII. RITO DE LA PAZ

 

Es un acto de reconciliación entre los fieles antes de acercarse a recibir el Cuerpo del Señor. Su origen data de los primeros años de la Iglesia, ya que aparece en las primeras celebraciones de la Cena del Señor. Tiene el siguiente proceso:

 

-         Oración del sacerdote pidiendo la paz al mismo Jesucristo, tal como El la dio a sus discípulos. Todos los presentes nos consideramos discípulos del Señor.

-         Respuesta del pueblo: AMEN; con el amén, en toda oración del sacerdote, el pueblo hace suyos los deseos y peticiones.

-         El sacerdote da la paz a los fieles: “La paz del Señor esté siempre con vosotros”.

-         Invitación del sacerdote a darse la paz todos los participantes en la Eucaristía.

-         Los fieles dan la paz, cada uno al más inmediato que tenga en el lugar que ocupa en el templo.

-         Fórmula: “La paz sea contigo”; “Y con tu espíritu”.

 

 

IX. LA FRACCION DEL PAN

 

Es repetición del gesto de Jesucristo en la Ultima Cena. Los primeros cristianos llamaban frecuentemente al acto de la eucaristía la fracción del pan.

 

En las primitivas liturgias eucarísticas se consagraban panes muy grandes, y para dar la comunión había que trocearlos previamente. Hoy en algunas comunidades se emplean formas grandes para dar un trozo a cada uno de los que quieren comulgar. De ésta manera resulta más realista, a los sentidos, la expresión “comer de un mismo pan”.

 

PRACTICA:

 

En la mayor parte de los casos es la forma grande que los fieles han adorado después de la consagración la que es partida en dos o más trozos por el sacerdote. De todas maneras se aconseja que la comunión que se distribuya en los domingos y fiestas se realice con formas consagradas en la misma Misa, y no se tomen las que están guardadas en el Sagrario.

 

CANTO:

 

Durante la fracción del pan se canta, a ser posible “El cordero de Dios”. Es un canto con forma de letanía, semejante al que se canta en el acto penitencial al principio de la celebración de la misa. La música de las misas medievales y clásicas, incluso las que se componen ya en el s. XX, tienen la misma melodía para el Señor ten piedad, que para el Cordero de Dios.

 

 

X. LA COMUNION

 

Los fieles se acercan a participar de la Mesa Eucarística, para comer el Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, en forma de pan.

 

Lo propio del acercamiento es hacerlo en forma de procesión, lo cual es característica propia de la Eucaristía.

 

MODELO DE ACCION

           

-         El sacerdote presenta a los fieles la forma convertida en Cuerpo y Sangre de Cristo.

-         Invitación: La frase del sacerdote es la siguiente: “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; dichosos los llamados a la cena del Señor”.

-         El pueblo responde: “señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

 

Al presentar el sacerdote la forma consagrada, dice al comulgante: “El cuerpo de Cristo”.  Y el comulgante responde: “Amén”.Con éste amén asume el cristiano todas las consecuencias de aceptar la entrada del Dios hecho hombre dentro de su ser.

 

 

 

C) Acción De Gracias y despedida

 

 

1.      SILENCIO DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Después de la comunión, sacerdotes y fieles se sientan. Pueden aceptarse las siguientes formas:

-         Estar todos en silencio.

-         Un canto de meditación o acción de gracias.

-         Un canto de la paz.

2.      ORACION FINAL (Todos de pie)

 

Esta oración es propia de cada día y domingo o fiesta. Es paralela a la oración antes de las lecturas. A la oración después de las ofrendas.

 

3.      SALUDO DEL SACERDOTE

 

“El Señor esté con vosotros”. Con un saludo semejante cómenosla celebración de la Eucaristía. Y con éste saludo nos despedimos.

 

4.      BENDICIÓN DE LA ASAMBLEA DEL SEÑOR

 

Toda la Eucaristía ha sido una bendición descendente de Dios y una bendición ascendente de la comunidad hacia el mismo Dios. Pero ahora en el momento del envío, Cristo por medio del sacerdote, quiere bendecir a los suyos, como lo hizo el día de la Ascensión con sus apóstoles. (San Lucas, cap. 24, versículos 50 hasta 52.-)

 


 
  19852 visitantes (67322 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Todas las imágenes, videos, textos, etc. incluidas en esta web pertenecen a la Hermandad o ha sido cedido su uso por los propietarios, por lo que no se permite su uso para cualquier otro fin.